El 2017 de la selección chilena: De la ilusión a la incertidumbre

El elenco nacional comenzó ganando la China Cup, pero se quedó fuera del Mundial.

Perdió la final de la Copa Confederaciones y aún no encuentra un reemplazante para Pizzi.

El 2017 comenzó llenó de ilusión para la selección chilena por el buen año anterior y la China Cup, en la que aperecieron nuevos nombres para comenzar con la esperada renovación, sin embargo, terminó de la manera menos deseada con la no clasificación al Mundial y llena de incertidumbre de cara al futuro. 

Nada hacía presagiar en el inicio del segundo año de Juan Antonio Pizzi al mando de la Roja que el año terminaría de la forma que acabó. El equipo venía de ganar la Copa América Centenario y de un brillante triunfo sobre Uruguay en Clasificatorias que cerró el 2016.

El primer desafío era la China Cup, un torneo organizado por el gigante asiático en el que además de Chile participaron Islandia, Croacia y los dueños de casa.

Pizzi armó un equipo con jugadores del medio local más algunos como Cristian Cuevas, Paulo Díaz, Carlos Carmona, Eduardo Vargas Junior Fernandes y Angelo Henríquez, todos militando en el exterior y que consiguieron permisos en sus respectivos clubes para disputar el mini torneo.

El debut fue ante Croacia en un partido que terminó igualado 1-1 gracias al gol de César Pinares, pero la Roja logró imponerse en los penales. Luego, en la final, una anotación de Angelo Sagal le dio la victoria y el título al equipo nacional.

El primer desafío importante vendría en Buenos Aires ante la selección argentina que hasta ese momento dirigía Edgardo Bauza. La selección chilena perdió ese polémico encuentro por 1-0, pero dejó una grata impresión por lo mostrado en el Estadio Monumental de Núñez, por lo que había ilusión de cara al futuro,

Pocos días después, el equipo se reivindicó al vencer por 3-1 a Venezuela en el último partido por los puntos antes de jugar la Copa Confederaciones, certamen al que clasificó por ganar la Copa América de 2015.

subir La Copa Confederaciones

Un triunfo por 3-0 sobre una selección "B" de Burkina Faso sirvió de despedida del país y para cerrar una concentración agitada por el incidente de Eugenio Mena que fue detenido por manejar en estado de ebriedad y en exceso de velocidad.

Pero el caso del lateral no era lo único que preocupaba por esos días, pues Claudio Bravo estaba en plena recuperación de una lesión que le impidió terminar jugando la temporada con Manchester City y que tenía en duda su participación en el torneo a disputarse en Rusia.

Antes del torneo, la Roja empató 1-1 con los anfitriones de la Confederaciones en Moscú y luego cayó ante Rumania en Cluj por 3-2.

Con Johnny Herrera como titular en los dos primeros partidos, la selección chilena venció por 2-0 a Camerún e igualó 1-1 con la juvenil selección alemana con la que se reencontraría en la final. El último partido de la fase grupal fue un sufrido 1-1 frente a Australia que alcanzó para meterse a semifinales.

Allí, el rival era el campeón de Europa: Portugal, con Cristiano Ronaldo a la cabeza. El partido fue un 0-0 que obligó a llegar a la tanda de penales, desde donde la Roja se impuso por 3-0, en gran parte por la excelente faena de Bravo que atajó todos los tiros que le lanzaron.

Chile llegaba con el ánimo muy alto, pero no pudo refrendarlo en una final muy pareja que se resolvió por un triste detalle, el recordado balón perdido por Marcelo Díaz en la puerta del área que terminó con el gol de Lars Stindl y la celebración de Alemania que alcanzó así la Copa Confederación, ante una "generación dorada" que sufría su primera gran revés.

subir La frustrada lucha por un cupo en Rusia

Pese a la derrota sufrida en Rusia las expectativas eran altas de cara a lo que restaba, las últimas cuatro fechas de las Clasificatorias.

El primer obstáculo era Paraguay en Santiago. Si bien los "guaraníes" siempre fueron un rival complicado, el presente de ambas selecciones hacía creer en que se comenzaría a cimentar la clasificación ante ellos.

A eso había que sumarle que días antes el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) decidió dejar nula la apelación de Bolivia y le mantuvo a Chile y Perú los puntos otorgados por la FIFA por la mala utilización de Nelson Cabrera durante los encuentros de la primera rueda.

Sin embargo, el golpe fue brutal. Paraguay se llevó un rotundo 3-0 desde el Estadio Monumental –el Nacional estaba castigado- que comenzaba a complicar las cosas, algo que se agravó cinco días más tarde, cuando la Roja perdió por 1-0 ante Bolivia por un penal provocado por una mano de Marcelo Díaz.

Quedaban Ecuador y Brasil en el camino, un rival asequible en Santiago y uno casi imposible de superar en su cancha, una por el nivel que venían mostrando los pupilos de Tite y porque el "scratch" jamás ha perdido por Clasificatorias en su tierra.

El gran golpe que dio Juan Antonio Pizzi de cara a estos partidos fue dejar fuera de la citación a Marcelo Díaz, pilar fundamental desde la era Claudio Borghi, pero que con sus últimas actuaciones había sido el centro de las críticas.

Así, Chile recibió a Ecuador con la misión de mantener la ilusión intacta y lo consiguió con un sufrido 2-1 conseguido sobre el final del encuentro. El equipo quedaba obligado a buscar al menos un empate en Brasil.

El partido jugado en Sao Paulo fue quizás el momento más triste del año, aún más que la final perdida ante Alemania. El equipo hizo un buen primer tiempo, pero no pudo con Neymar y compañía y terminó cayendo por 3-0. Con ello se quedó fuera del Mundial de Rusia 2018.

Por primera vez tras dos exitosos procesos la "generación dorada" se quedaba sin la máxima cita, una con la que algunos se ilusionaban por el gran momento personal de algunos como Arturo Vidal y Alexis Sánchez, algo que no podrán mostrar en Rusia.

Ese partido jugado en el Allianz Parque fue también el último de Juan Antonio Pizzi, pues el contrato expiró al no lograr el objetivo. Ni él hizo algún intento por quedarse, ni la ANFP por retenerlo. Pocas semanas después firmó por Arabia Saudita.

Desde la Federación decidieron no agendar amistosos para la última fecha FIFA del año con el fin de enfocarse en la búsqueda de un nuevo técnico, cuyo nombre aún no se conoce, aunque todo indica que el colombiano Reinaldo Rueda será el encargado de tomar las riendas de la selección chilena.

De esta forma, termina el 2017 de la selección chilena, en la incertidumbre y sin un desafío deportivo inmediato importante por delante, aunque con la necesidad de comenzar a reestructurar y renovar un equipo que nos había acostumbrado a ganar, pero al que esta vez le tocó fracasar.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Ver Comentarios

Publicar en su sitio